02/05/2020

Viscosidad del aceite: parámetro clave en lubricación del motor

Para una larga vida y un correcto funcionamiento del coche es esencial el uso de aceites, cuyas propiedades lubricantes disminuyen el roce entre los detalles del motor y previenen su desgaste prematuro.

El parámetro más importante del aceite es su viscosidad que, en términos generales, significa la resistencia de un líquido a fluir. Es decir, cuanto más viscoso sea un lubricante más le costará fluir por una superficie, y viceversa. Por tanto, la importancia de un correcto nivel de viscosidad aceite de motor es vital para un buen funcionamiento del coche.

Si el nivel de viscosidad es demasiado bajo, el aceite se volverá tan liquido que seescurrirá por las ranuras y no podrá crear una película lubricante entre las piezas del motor para prevenir su desgaste, ni tampoco evitar la pérdida de potencia y sobrecalentamiento. Si, por el contrario, la viscosidad del aceite de motor es demasiado alta, el automóvil consumirá más energía (en caso de coches eléctricos) o más combustible (en caso de vehículos de combustión interna) y su motor podría sobrecalentarse o perder parte de la potencia al no fluir una cantidad suficiente de lubricante por su interior.

La viscosidad de aceite de motor depende directamente de las condiciones térmicas, siendo inversamente proporcional a las variaciones de temperatura. Es decir, la viscosidad disminuye con aumento de temperatura, y viceversa. Se trata de una de las características más importantes a tener en cuenta tratándose de lubricantes de uso mecánico y también la principal razón por la que se deben respetar siempre las indicaciones del fabricante respecto a los diferentes tipos del motor.

Qué es un índice de viscosidad del aceite

El valor que indica cambios de viscosidad en función de temperatura se entiende como índice de viscosidad. Cuanto más caliente esté el aceite, menos viscosa será su estructura, y al revés, a más bajas temperaturas este se vuelve más espeso, ya que su viscosidad aumenta. Cada aceite de motor debe tener un determinado índice de viscosidad, estipulado por la clasificación internacional de SAE (Sociedad Americana de Ingenieros del Automóvil). Esta normativa especifica valores de viscosidad que corresponden a diferentes tipos de aceites sometidos a ciertas condiciones térmicas. Con ella SAE establece un rango de temperaturas en el que un motor funciona en modo seguro, siempre que el fabricante del coche aprueba el uso de un determinado aceite en su motor.

Según esta clasificación, hay 11 tipos de aceite de motor con diferentes grados de viscosidad (obtenidos a altas y bajas temperaturas) que oscilan entre 0W a 60. Entre ellos, seis variantes de aceite de invierno (0W, 5W, 10W, 15W, 20W, 25W) y cinco de verano (20, 30, 40, 50, 60). La W después del número significa que el aceite está adaptado para su uso a bajas temperaturas (de la palabra inglesa winter que significa ‘invierno’), mientras que la cifra que precede la letra indica la fluidez del lubricante a temperaturas bajo cero. Es decir, cuanto menor sea esta cifra, más fluido será el aceite en épocas del frío.

Además de aceites específicos para invierno o verano, existen aceites multigrado que mantienen un nivel óptimo de viscosidad tanto a altas como a bajas temperaturas. Están aptos para su uso durante doce meses del año y son los que más se utilizan por conductores en todo el mundo. Su marcación incluye dos números y una letra W, por ejemplo, 5W-30. La primera cifra muestra el índice de viscosidad a bajas temperaturas y la segunda, el mismo parametro a temperaturas altas, hasta 100-150 °C. En general, el primer número unido a la letra W indica la temperatura mínima a la que un aceite de motor conserva su viscosidad en óptimas condiciones. Así, un lubricante marcado con 0W puede utilizarse hasta -35 °C; con 5W, hasta -30 °C; con 10W, hasta -25 °C; con 15W, hasta -20 °C y con 20W, hasta -15 °C. Los aceites multigrado ofrecen múltiples ventajas: mantienen su capacidad de lubricación tanto a bajas como a altas temperaturas, su consumo es menor que en otro tipo de lubricantes, ofrecen una mayor rapidez en el arranque en frío y, por tanto, un menor desgaste del motor.

Tipos de aceite y su viscosidad: ¿mezclar o no mezclar?

Los principales tipos de aceites de motor son minerales y sintéticos. Los primeros se obtienen a través de destilación del petróleo crudo y tienen un alto índice de viscosidad, mientras que los otros se crean en laboratorios a base de lubricantes obtenidos con procedimientos químicos. Los aceites sintéticos dan mejores resultados que los minerales, puesto que su nivel de viscosidad está especialmente formulado para adaptarse a las exigencias de los motores más punteros. Gracias a su formulación específica, los lubricantes sintéticos pueden utilizarse en condiciones de servicio muy severas y a temperaturas extremas.

En términos generales, la viscosidad aceite motor más adecuada para un vehículo es la que recomienda su fabricante. No obstante, ante una situación de urgencia, como podría ser un nivel de aceite bajo, se puede mezclar aceites con viscosidades diferentes para aumentar el nivel de lubricante. En general, todos los aceites que existen en el mercado -ya sean sintéticos o minerales, para motores de diésel o gasolina- pueden mezclarse entre sí. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una mezcla de lubricantes de distinta naturaleza y con diferentes propiedades rebaja su calidad y, por tanto, la viscosidad del aceite no sería la óptima para el funcionamiento del motor.

Pérdida de viscosidad y cambio de aceite

Con el tiempo el aceite de motor pierde sus propiedades lubricantes y entre ellas, su grado de viscosidad. Esto afecta por igual tanto a los coches que se utilizan a diario, como a los que pasan su vida en el garaje sin señales de uso. Los aceites de baja calidad, fabricados a base de numerosos aditivos incluidos para mejorar el índice de viscosidad, pierden sus propiedades mucho antes que sus análogos de calidad contrastada, ya que precisamente estos aditivos son los primeros en caer con el paso de tiempo y el uso regular del coche. Por lo tanto, es de vital importancia para cualquier vehículo cambiar su aceite de forma periódica (ver indicaciones del fabricante sobre cada cuánto cambiar el aceite) y de esa forma mantener su viscosidad siempre en óptimas condiciones. (FUENTE:AUTOSCOUT24)

Deja una respuesta

X